Se acercan los meses de calor, el buen tiempo y las ganas de piscina pero para llegar a esto último es necesario llevar a cabo un previo mantenimiento. El agua de las piscinas debe de estar desinfectada puesto que es altamente susceptible de desarrollar diversos microorganismos. Esto quiere decir que antes de la apertura de piscinas, en el caso de las comunidades de vecinos, se debe enviar a la Concejalía de Sanidad una analítica del agua para poder aceptar el baño en la misma. Esto es un protocolo de cumplimiento por las campañas informativas que han lanzado algunos ayuntamientos.

Publicado en BLOG