Trucos para mantener el suelo limpio y brillante

La limpieza de suelos es uno de los aspectos principales dentro del mantenimiento de cualquier inmueble. Mantener un suelo limpio siempre da muy buena imagen.

Limpiar el suelo no es tarea fácil y es importante tener en cuenta varios aspectos, para conseguir un buen acabado y una buena conservación del suelo.

En primer lugar, hay que saber cada cuánto tiempo debemos limpiar nuestro suelo:

  • Entornos laborales o zonas de paso de cualquier otra instalación: la limpieza debe ser diaria ya que es necesario que el suelo luzca limpio, tanto por higiene como por imagen.
  • Domicilios privados y espacios con menos uso: la limpieza del suelo puede hacerse una o dos veces a la semana. Es importante que observemos cuando necesita nuestro suelo una limpieza o un tratamiento específico.

 

Un aspecto muy importante a la hora de realizar una limpieza de suelo, es saber qué tipo de material es y cuál es el producto que mejor se adapta a él ya que existen suelos de una gran variedad de materiales y cada uno tiene que ser tratado con exclusividad.

Por esto es muy recomendable que para instalaciones grandes, como comunidades u oficinas, se cuente con una empresa especializada en limpieza que sea capaz de cuidar y limpiar nuestro suelo como se debe.

 

Tipos de suelos

  1. Suelos de parquet o madera: es recomendable aspirarlos o pasar una mopa de microfibra que retenga el polvo, posteriormente hay que fregarlos con agua y un producto especial para madera y dejarlo secar. No hay que aplicar demasiada agua sobre la madera  podría hincharse.  Un buen truco para estos materiales es secarlos manualmente con una mopa o una fregona limpia y seca, así conseguiremos un acabado brillante y perfecto. El parquet y la madera, tienen que ser encerados con una cera específica para madera, de lo contrario, se deteriorará rápidamente y perderemos su aspecto uniforme y brillante.

 

  1. Mármol: es aconsejable barrerlo o aspirarlo antes de pasar la fregona. Después debemos llenar el cubo de la fregona con agua templada y echar un poco de producto específico para limpieza de suelos de mármol. Este proceso hará que el suelo brille y luzca limpio. El mármol es aconsejable que sea  pulido y abrillantado cuando observemos que con la limpieza diaria no recupera su brillo tan característico.

 

  1. Moqueta: la moqueta debe aspirarse con regularidad y las manchas han de tratarse rápidamente para que no dejen una marca. La moqueta requiere procedimientos específicos para cada tipo de mancha; si no se dispone de las herramientas y los productos específicos para tratar la mancha, es preferible que contrates una empresa especializada. Las moquetas y alfombras, si no son bien aspiradas y limpiadas con maquinaria especifica se estropearan y tendremos que sustituirlas.

 

Tenemos que tener en cuenta que todos los suelos necesitan cada cierto tiempo un tratamiento y limpieza en profundidad, por lo tanto es recomendable contar con profesionales que le aseguren un buen resultado.

En Serviman le ofrecemos nuestros servicios de limpieza, en los que trataremos los suelos de su inmueble de forma pormenorizada, consiguiendo así que duren muchos años con un aspecto inmejorable. 

Visto 183 veces Modificado por última vez en Martes, 21 Marzo 2017 09:57
Valora este artículo
(1 Voto)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.